¿Son realmente efectivos los influencers para las marcas?

¿Realmente el #Influencer es un MUST en tu estrategia digital?

Todo el mundo habla de ellos y están en todas partes. En los congresos de marketing, en la televisión, en YouTube… Los influencers son la nueva moda para conseguir que un producto o un servicio pueda llegar a muchas personas, ya que se trata de verdaderas figuras que mueven – en sus ámbitos – a cantidad de personas pero ¿Son realmente efectivos? 

 El uso de los influencers en el marketing es sin duda una estrategia y una práctica muy propia de los últimos tiempos. Y es que, al contrario de lo que ocurre con otras técnicas de marketing, no es una estrategia tan centrada en el mercado sino en la influencia que ciertas personas y en cierto tipo de target ejercen sobre los demás. Así, conviene tener en cuenta que un influencer lo será en su área y no en otras.

 Por ejemplo, un influencer que sea propietario de un canal de videojuegos con millones de visitas, podrá ser útil para ayudarnos a colocar un producto que tenga que ver directa o indirectamente con el mundo de los videojuegos. Desde luego, podemos conseguir resultados si los influencers recomiendan otro tipo de producto, pero no serán tan grandes como si lo que nos recomiendan es algo en donde se les reconoce esa notoriedad y esa capacidad.

 Por ello, de cara a elaborar nuestra estrategia de marca, tenemos que tener en cuenta que no todos los influencers nos valdrán ni conseguirán maximizar las ventas de nuestro producto de la misma manera. Así, si vendemos una bebida isotónica específica para el deporte, tendremos resultados con un influencer del mundo de los videojuegos, desde luego, pero nunca serían tan importantes como los que habríamos obtenido con un influencer del mundo del deporte, que es donde se les otorga más crédito y confianza.

La credibilidad: la gran baza de los influencers

Es conveniente tener en cuenta que, el uso de influencers para conseguir nuestra publicidad, es de por sí bastante efectivo por el simple hecho de que para sus oyentes y seguidores no están haciéndoles publicidad sino que están simplemente “recomendándoles”. En general, el comportamiento psicológico de la gente es mucho más abierto cuando alguien les está recomendando algo que cuando alguien les está intentando vender un producto, ya que en este último caso tenderán a “desconectar”.

 De lo que no cabe duda es que la baza más fuerte que aportan los influencers al marketing es, sin duda, la baza de la credibilidad. Frente a campañas de otro tipo, un influencer tiene un público bastante motivado y menos pasivo que el que simplemente es expuesto a una comunicación publicitaria de otro tipo. Los influencers son creíbles porque sus fans o seguidores considerarán que la recomendación viene de alguien a quien tienen en alta estima y no de alguien que simplemente quiere “vender”.

 


Artículos Similares: