La inteligencia artificial como herramienta de marketing y venta

En el marketing cada vez se emplean técnicas más novedosas con el objetivo de ofrecer cada vez anuncios más personalizados.

Las empresas intentan conocer con mayor exactitud cuál es el tipo de cliente que tienen para saber de qué forma crearle una necesidad para que adquiera sus productos. Lógicamente no se van a emplear las mismas estrategias para atraer a un tipo de cliente que para otro.

Según un análisis de McKinsey muchos trabajos consisten en tareas que se pueden automatizar. Por ejemplo, los trabajadores que se dedican a actividades financieras emplean al día el 43% de su tiempo haciendo tareas que se pueden automatizar. Si estas actividades fueran automatizadas la empresa lograría una mayor agilidad en los trámites y por lo tanto un mayor número de beneficios.

Hay preocupación por si la inteligencia artificial acabará con numerosos puestos de trabajo pero en realidad lo que hará será introducir cambios en la forma de trabajar de los empleados. Los trabajadores que se dedican a las ventas deberán hacer un mayor uso de sus habilidades analíticas con el objetivo de que las personas que todavía no son clientes se conviertan en ellos. Los programas informáticos que imitan el comportamiento humano, conocidos como bots, serán los encargados de tener un primer trato con el cliente.

Una de las técnicas más efectivas de la inteligencia artificial consiste en procurar que haya una mayor segmentación y de esta forma cada persona sea poseedora de la información que necesita en cada momento. Si por ejemplo en los chats de las webs que ofrecen artículos somos capaces de derivar al cliente al departamento que necesita estaremos ahorrando tiempo y dinero.

También hemos de tener en cuenta a las personas que se suscriben a nuestra web y nos ofrecen sus datos. Cada vez que una persona se suscribe se genera un lead y consiste en un primer acercamiento hacia una venta. En nuestra web podemos establecer chats para captar leads y también sería útil ofrecer a la persona que se suscribe algo a cambio como puede ser un e-book o una suscripción gratuita a un servicio determinado. Esto le proporcionará valor.

Otra de las ventajas de la inteligencia artificial en el marketing es que es capaz de detectar si cuando un usuario visita nuestra web tiene en ese momento una interacción con otro humano. En ese momento hay altas posibilidades de que pueda convertirse en cliente y por lo tanto una persona dedicada a las ventas informará a la persona a través de la web de lo que necesite. El sistema nos avisará ante la gran probabilidad de que se lleve a cabo una venta.

No podemos desaprovechar todas las oportunidades que nos ofrece la inteligencia artificial ya que se traducirán en beneficios para nuestro negocio.