Errores que puedes encontrar tras una auditoria de marca

Errores que puedes encontrar tras una auditoria de marca

AUDITORÍA DE MARCA: 5 errores comunes

Un análisis estratégico o auditoria de marca es un importante método para prevenir errores que pueden afectar a la toma de decisiones en una empresa. Sin embargo, ¿Por qué no es tan común que las empresas quieran optar a uno de estos controles de calidad? Los motivos son muchos aunque si hay que encontrar uno, el principal es el desconocimiento por parte de la dirección de la organización de que existen este tipo de procedimientos.

Los errores que puedes encontrar tras una auditoría de marca no solo evidencian el talón de Aquiles de tu estrategia de empresa sino que te pueden dar importantes claves para optimizar los procesos y resultados. Pero, ¿Cómo funciona? Principalmente se analiza el funcionamiento descubriendo la situación real de la empresa, la visibilidad que tiene así como la valoración que de ella tienen los consumidores. Como podrás imaginar, el hecho de encontrar lo que falla se corresponde con el punto de partida de una renovación que tiene como resultado la mejora del servicio y el incremento de las ventas y clientes satisfechos.

5 errores que puedes encontrar tras una auditoría de marca

1. No haber reparado en la cultura corporativa:

A menudo cuando se auditoría una marca, se evidencian grandes vacíos en la parte interna de la marca. En la auditoría de marca se pueden entrever fallas en la comunicación interna, la percepción de la propia marca dentro de la organización, las relaciones del equipo o los procesos automatizados y erróneos. El control de calidad puede hacer que salgan a la luz fallos que podían estar frenando la productividad o la cohesión de marca.

 

2. No tener en cuenta a la competencia indirecta:

A menudo se tiene solo en cuenta a la competencia más directa cuando los competidores indirectos pueden dar ideas y claves para mejorar la marca. Una auditoria de marca proporcionará informes más amplios, esgrimiendo todas las perspectivas. Una visión global resulta imprescindible para poder crecer en cualquier negocio y en esto el control de calidad es imbatible.

 

3. Tener un solo buyer persona:

Se denomina Buyer Persona a ese perfil clave que conformaría el público objetivo pero, ¿Por qué solo uno? Un error que se suele apreciar cuando se realiza una auditoría de marca es que la empresa tiende a limitar las opciones de venta a un solo perfil. Como se suele decir popularmente; “mete todos los huevos en una cesta” en vez de tratar de encontrar nuevos nichos de clientes potenciales.

 

4. Diferencias entre lo qué realmente es la marca y lo que se quiere que sea:

Cuando existe una diferencia muy grande es que estamos ante un desequilibrio entre la proyección y la perfección. Una auditoria de marca puede ayudar enormemente a ajustar este gap para que, de ese modo, se ajuste la realidad a las expectativas. En caso de no hacerlo es muy probable que termine por revertir negativamente (no existe nada peor en una empresa que no conocer lo que se es y lo que se tiene, sobre todo si se tiende a acentuar lo positivo e ignorar lo negativo.

 

5. Análisis solo del momento actual de la marca:

En una empresa no solo cuenta el periodo presente sino que existe un continuum que, en muchos casos, tiene que ver con procesos que se han viciado con el paso del tiempo, con dinámicas de equipo que se han establecido a pesar de ser nocivas y con un concepto de marca que se ha visto influido por cuestionamientos y momentos bajos. Los errores del pasado deben tomarse en cuenta -en muchos casos ni siquiera son evidentes-.

Por ello la auditoría de marca resulta tan efectiva; porque saca a la luz todo aquello que puede que esté oculto en una empresa. ¿Que aspectos de tu marca quieres someter a prueba?

Posts Relacionados