Porqué debes hacer cobranding sí o sí

a.k.a: Como las marcas se fusionan para vender más y mejor.

Cuando hablamos de cobranding nos referimos a aquella colaboración que se hace entre dos o más marcas y con cuyas acciones todas ellas salen beneficiadas pudiendo incluso cambiar la imagen corporativa de las mismas pero eso sí funcionando prácticamente como lo que son: empresas diferentes. ¿Por qué deberías hacer cobranding? ¡Nosotros lo defendemos!

Entendiendo este concepto, seguro que te vienen muchos ejemplos a la cabeza. Se trata de colaboraciones que utilizan las empresas para aprovecharse de sus recursos, de su imagen, de su potencial o cada una de un aspecto diferenciador de la otra para remar en la misma dirección y conseguir beneficios. ¡Y no, no te preocupes! La marca con la que vas a colaborar no te va a quitar clientes, el cobranding no va sobre eso así que deja a un lado temas de “canibalismo” entre empresas.

Tener en cuenta antes del cobranding

Y es que, con esta técnica cada vez más usual en marketing todas ganan, se produce ipso facto un resultado potencializador en ambas, de hecho este es el objetivo final claro está.

Pero claro, como empresa tendrás también que analizar unos cuantos factores previos antes de lanzarte a ello como por ejemplo investigar lo que puede suceder a nivel de imagen cuando lleves a cabo el cobranding, trazar bien el rol que va a tener cada marca (sí se van a compartir objetivos y estrategias pero cada empresa puede tener un papel diferenciador en otros aspectos) y alinear la estrategia de comunicación y marketing.

También te recomendamos analizar costes y beneficios de esta acción (los gastos de las campaña se reducen a la mitad, aunque también los ingresos) y tener siempre en la chistera un plan B por si la alianza no funciona. Ojo, no te desanimes. No debe porque ocurrir pero ya sabes, siempre hay que ser previsor y más en el mundo de la empresa.

La comunicación es la clave

Una buena comunicación es imprescindible a la hora de llevar a cabo un cobranding con una empresa. Saber qué puede aportar cada una y cuáles son sus puntos fuertes. Dejar las cuentas claras de antemano con una aportación idéntica y dejar todo bajo escrito legalmente no dejando en el aire ningún cabo por atar.

Pero hay otros asuntos que son importantes a la hora de hacer cobranding. Por ejemplo, es fundamental que tus consumidores no solo conozcan la marca con la que harás el cobranding, sino que además tengan una buena percepción de la misma. Recuerda siempre que tu marca está en juego.

El cobranding nada tiene que ver con la fusión de empresas, tan solo puede llevarse a cabo para lanzar un producto o una acción concreta. Por eso siempre debe haber un inicio y un final en este tipo de colaboración entre empresas.  No lo dudes, y lánzate a colaborar y crear sinergias con otras empresas. Descubre las ventajas del cobranding.


Artículos similares: